Dominando el Territorio, Variaciones Estrategias

Dominando el Territorio, Variaciones Estratégicas

Hemos venido introduciendo la variable territorial como un factor clave del éxito estratégico. Ya hemos dicho que es imposible poder desarrollar una estrategia sostenible en el tiempo si no consideramos el Campo y la Acción en Terreno como un aspecto clave de las operaciones.

El despliegue de una estrategia en terreno también debe considerar los múltiples cambios que desarrollan los adversarios para soslayar el trabajo de nuestra fuerza en terreno. En los contextos actuales, los territorios están en permanente disputa. Ya no hay territorios exclusivos o totalmente blindados para los competidores y/o adversarios, las fronteras permeables, la logística y la flexibilidad tecnológica -de bajo costo- son una oportunidad que competidores y adversarios utilizan con mayor frecuencia.

Sin embargo, en nuestro contexto altamente cambiante existe otra variable que crea mayor complejidad. Anteriormente, los competidores y adversarios de tamaño pequeño, usaban su flexibilidad para atacar, impactar y retirarse rápidamente, actualmente desarrollan estrategias para tomar control territorial. Esta variación estratégica la podemos observar en campos tan diversos como: la insurgencia global, las organizaciones locales de narcotráfico, los movimientos sociales y políticas nuevos y las empresas emergentes en mercados globales.

Frente a este nuevo escenario, la defensa del territorio en mercados abiertos, globales y competitivos, al igual que para el espacio político y social, requiere de una fuerza combinada que permita operaciones rápidas a través de una fuerza de tarea específica y también una fuerza convencional que asegure y defienda el territorio. Para esta misión es necesario desarrollar nuevas prácticas y disciplinas de análisis en la acción sobre el terreno, para que la acción defensa y ataque sea coordinada, ágil y efectiva frente a los múltiples y potenciales competidores.

Producir acción efectiva en este campo requiere un conocimiento de los eventuales competidores y adversarios, comprender que ya no son sólo células pequeñas sino que están altamente organizadas y conectadas, que usan la tecnología y las redes sociales, como herramienta de acción y coordinación; también, es necesario cultivar adaptabilidad en el territorio a través de la Acción en Terreno y desarrollar una cartografía dinámica. Sin estas nuevas habilidades no es posible una defensa del terreno efectiva para mantener las posiciones estratégicas de una compañía u organización.

Compartir: